miércoles, 16 de noviembre de 2011

Mamá, de mayor voy a ser científica...o mejor no.

Una de mis hijas hasta hace poco decía que de mayor quería ser científica, (aunque creo que todo lo que tenía era una romántica idea de alguien que piensa de manera especial, que descubre, que experimenta y prueba cosas), o investigadora, o astrónoma. Nos pidió un telescopio y un microcoscopio por Reyes. Desde hace un par de años tomar en serio cualquiera de esas opciones le parece un tormento.

Me pregunto y pregunto ¿Porqué antes tenía ese sueño y ahora no? ¿Que provocaba esa ilusión y ahora qué provoca ese pavor?


No digo que apoye por completo esta teoría, pero me da mucho que pensar. ¿Os pasa algo parecido o solo son cosas mías? ¿Es general o miro mi mundo con lupa?



martes, 15 de noviembre de 2011

Lengua de trapo

Desarrollo fonológico: Cómo se va completando la adquisición del sistema de fonemas

¿No es encanta esa etapa en la qué los niños hablan con lengua de trapo? ¡A mi si!

Con unos dos añitos, mi hija mayor ya era una fanática del chocolate, me lo pedía a todas horas. Se paraba delante de la nevera y señalando me decía "jate". Con más intención de evitar dárselo que pedagógico, una vez le dije que para que se lo diera tenia que pedírmelo bien. Así: -le dije- "cho-co-la-te", a lo que ella repitió muy concentrada (sabía lo que había en juego), "ja-a-a-te". Me desternillaba de risa...y le di el chocolate. Ella fue algo adelantada en esto del lenguaje, pero aún así le había puesto una prueba demasiado difícil. Este es un ejemplo de reducción y simplificación de la estructura silábica, de mucha reducción y simplificación porque era muy pequeña y la presión muy grande.
Otros ejemplos serían: bufanda->fanda; diente-> dente.

También por esa época tuvimos algún altercado, porque para decir la palabra globo decía bobo, pero según la ocasión también podía querer decir gorro. Y se enfadaba muchisísimo cuando pedía el globo y le dábamos el gorro o viceversa. Este es un proceso sustitutorio, sustituye unos fonemas por otros sin hacer referencia a los sonidos próximos.
Otros ejemplos serían, gorro->borro; zapatilla->sapatilla.

Mi hija menor alargó la época de la lengua de trapo, y a mi me encantaba. Pero hasta que no empezó a escribir textos autónomos sin copiar,entre los 6 y 7 años, no me di cuenta de que hacía multitud de procesos de asimiliación, resultado de la influencia de un segmento o sonido sobre otro segmento dentro de la misma palabra o sonido. Así, resulta que al leer sus escritos descubrí que mi hija no decía piscina, sino pistina, y también tigurón en lugar de tiburón, celebro en lugar de cerebro, güelo en lugar de huelo. No es que no prestáramos atención, os aseguro que si decís estas palabras en una velocidad de conversación normal a más de medio metro por debajo de vuestro interlocutor, es inapreciable.
Probad, decid a alguien: "Yo voy a la pistina, no voy a la playa porque me dan miedo los tigurones, y me guelo que pasar miedo no es bueno para el celebro" Ni cuenta.
También serían ejemplos: libro->liblo; luna->nuna

De los 3-6 años se abre un importante periodo de desarrollo para todos los aspectos del lenguaje, tiene lugar un desarrrollo fonológico que permite completar el sistema de fonemas.
Los procesos fonológicos son estrategias de simplificación que permiten a los niños menores de 4 años reproducir todas las sutiles variaciones de sonidos que implica la producción del lenguaje oral.

Cada niño tiene un progreso individual propio, y por eso no es fácil detectar precozmente los retrasos reales en este campo, pero en general a partir de los 6/7 años los niños estabilizan su pronunciación y las habilidades fonológicas adquiridas favorecen el aprendizaje y el desarrollo de la lectura.

Y vosotros, ¿han tenido vuestros niños lengua de trapo?

martes, 1 de noviembre de 2011

¿Qué está pasando aquí?



video

A) Pensamiento global e indiferenciado, pensamiento que se origina mediante la concentración de una experiencia sin relacionar el todo con las partes, según Piaget.

B) Yuxtaposición (concentración de las partes sin relacionarlas dentro de un todo), Piaget.

C) No se ha completado el proceso de internalización, Vygotski.

D) Ninguna de las anteriores.

Negativos y Positivos

Mi hija mayor, alumna de ESO, no hace más que demostrarme que si hasta niños de 12 ó 13 años las cazan al vuelo, es imposible que no se entere quién se tiene que enterar.

Un día me pregunta:
-¿Porqué cuando estoy en la pizarra corrigiendo los ejercicios de inglés si me equivoco, la profe va y me pone un negativo? ¿no estábamos corrigiendo?

Yo barajo rápida y metalmente que opción escoger:
1; Miento como una bellaca (tu haz caso a la profe que sabe lo que hace)
2; Postura de madre (¿qué te han puesto un negativo??? ¡a tu cuarto a estudiar!)  y  de paso me quito del medio a la niña que no me deja concentrarme en esto del blog.
3; O soy sincera....y finalmente lo soy, "perdonala, porque no sabe lo que hace"


A la semana siguiente:

Ella:" Mamá, la profesora de matemáticas ha dicho que si no salimos a la pizarra voluntarios no tenemos positivo. Yo salí al principio voluntaria pero dice que no cuenta porque ella no tenía la agenda ese día"

Yo: "Pues vuelve a salir hija, no le lleves la contraria no te vaya a coger manía"

Ella "¿ Te acuerdas el año pasado que salía voluntaria casi siempre porqué no entendía  bien las mates?"

Yo: "Si, claro"

Ella: "¿Y porqué la profe del año pasado no ponía positivos por salir a la pizarra? Tendría montones de positivos.

Yo: "No se". Pero no me callo, no, sigo en habla egocentrica cual niño de tres años mientras pelo patatas: " Tu a callar y a seguir "instrucciones", como hacía yo a tu edad. Qué tenía unos cuadernos de boli rojo y azul igualito a los de mis compañeros que daba gusto verlo y me iba fenomenal en el sistema educativo. Ya aprenderás en otros sitios hija"

Ella: "¿Qué?"

Yo: "Nada"